HISTORIA

FAMILIA

NUESTROS VINOS

TIEMPO

NATURALEZA

ENOTURISMO

BLOG

CONTACTO

La convicción mantenida desde el origen de nuestra historia, de que nuestros vinos ecológicos son puros, sin alteraciones ni contaminaciones, se ha comprobado tras un análisis de inocuidad que hemos realizado. Este resultado renueva la confianza en la forma de vivir nuestro trabajo y es palanca que le da un nuevo impulso.

El análisis ha revelado que los vinos de la Bodega Negón no contienen ocratoxina A (OTA), una micotoxina cuyo consumo puede provocar problemas de salud. Esta sustancia es un compuesto químico que se produce de forma natural en el metabolismo secundario de algunos géneros de hongos presentes en la uva.

Analítica ocratoxina

Este hallazgo, unido a la inexistencia en nuestras viñas de toxicidad alguna por residuos de plaguicidas, reafirma el convencimiento de que la filosofía y forma de vida de Bodega Negón, de respeto al ciclo natural de la vid, cuidado del terroir y artesanía en la elaboración y crianza del vino, imprime en nuestros productos un doble sello de calidad y de seguridad alimentaria.

Como apuntábamos, la aparición de ocratoxina A en el vino es consecuencia de la entrada en las uvas de ciertos hongos, el Aspergillus carbonarius y en menor medida, el Aspergillus niger, a través de heridas en las bayas y fisuras en los hollejos. Si cualquiera de ellos infecta las uvas, es posible que se forme la ocratoxina A en el mosto y sobreviva durante la fermentación, acabando por contaminar el vino.

Hay numerosos estudios sobre la toxicidad de la ocratoxina A (OTA), demostrando que puede inhibir o alterar las funciones del riñón, del sistema inmunológico y posiblemente, el funcionamiento del sistema nervioso. También puede producir malformaciones en el embrión o feto por sus propiedades teratógenas.

La Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer (IARC) ha clasificado la OTA en la categoría 2B, es decir, como posible carcinógeno humano. La OTA se asocia también a la nefropatía endémica de los Balcanes, donde se consumen alimentos con gran concentración de esta sustancia.

Por estas razones, la legislación internacional ha establecido límites para los contenidos máximos de OTA en el vino. Para Europa, el Reglamento (CE) 1881/2006 de la Comisión de 19 de diciembre de 2006, por el que se fija el contenido máximo de determinados contaminantes en los productos alimenticios, establece un límite de 2,0 µg/kg de ocratoxina A en vino.

Por otra parte, tanto la OVI (Organización Internacional de la Viña y el Vino) como el Codex Alimentarius, publicaron un código de buenas prácticas para la prevención y la reducción de OTA en los productos derivados de la viña.

En dichos códigos se indican acciones preventivas, esencialmente en el viñedo, relacionadas con la implantación de las viñas, la elección del material vegetal, las técnicas de cultivo y la protección fitosanitaria, y también intervenciones en la vendimia. Las medidas en la bodega, aunque también se encaminen a garantizar que el vino sea salubre, son únicamente paliativas o estrictamente correctivas.

Precisamente la filosofía biodinámica aplicada al cultivo de la vid y elaboración del vino, que vivimos en Bodega Negón, impulsa esas buenas prácticas. ¿Quién dice que esta filosofía de trabajo esté reñida con obtener un producto sano y de alta calidad?

Hoy Víctor Negro ha tomado el relevo para seguir haciendo realidad el sueño de la familia. Así lo explicaba en una entrevista para la revista Castilla y León Económica: “De esta filosofía hemos hecho nuestra forma de vida, obteniendo como resultado vinos exclusivos, de auténtico terroir, reflejo de lo que la naturaleza hace cuando se convive con ella de forma armónica. Viñedos sin químicos de síntesis, vinos elaborados con levaduras y bacterias autóctonas, fiel reflejo de la singularidad de los varietales de viñedos que plantaron nuestros antepasados, un legado que no debemos ni queremos perder”.

La sensibilidad del consumidor por los temas de salud y por el consumo responsable y sostenible ha ido creciendo en los últimos años. Los amantes del vino encuentran en nuestras marcas prémium 1.618 Razón Aurea, Kairyo, Negón y Dharma de Negón, el resultado de más de tres décadas de trabajo con una filosofía de respeto y comprensión del funcionamiento de los viñedos y del entorno, de la tierra y la naturaleza.

En Bodega Negón nos ilusiona que, quien saboree nuestros vinos, perciba en todos los sentidos la calidad de la que hacen gala, mostrada también en sus beneficios saludables, así como en la garantía de origen y la singularidad de su historia y tradición. Nos alegra ofrecer el placer de saborear un vino con alma.